Zumos y Gazpachos de España
Búsqueda en los contenidos de la web

Susana Gastón sobre SEAZN: 'Nuestro sector ha sido pionero en el desarrollo del autocontrol, una herramienta de gran utilidad tanto para las empresas como para el consumidor final'

Responsable técnico de ASOZUMOS

Entrevista a Susana Gastón

Aunque parezca simple, el gesto de tomarse un zumo de frutas esconde mucho detrás. Bajo esa premisa del “campo a la mesa” se esconde todo un mundo de controles de calidad para que el producto que finalmente llega al consumidor, lo haga en condiciones óptimas.

Ahí, tiene mucho que ver el Sistema Español de Autocontrol de Zumos y Néctares (SEAZN), que se integra dentro de la Asociación Española de Fabricantes de Zumos (ASOZUMOS). Por ello, hablamos con Susana Gastón, responsable técnico de ASOZUMOS, que nos detalla un poco más lo que hay tras el SEAZN.

Susana Gastón es licenciada en Ciencias Biológicas por la Universidad de Navarra, con el grado de Doctora en Biología Fundamental por la Universidad Pública de Navarra, combinando investigaciones en la rama de biología vegetal llevadas a cabo en ambas universidades y en la Universidad de Stanford (Ruth Lee Kennedy-Fulbright fellowship). Suma 15 de años de experiencia en actividades de control alimentario, desempeñando funciones de Técnico superior en CNTA y Responsable de laboratorio y Control de Calidad en empresas de alimentación. Fue en CNTA donde comenzó su relación con el sector de los zumos en 2007, a través del Convenio firmado entre ambas organizaciones y como técnico responsable de los análisis de las campañas de Autocontrol, llevados a cabo en dicho centro.

Nos detalla que el Sistema Español de Autocontrol de Zumos y Néctares “es un grupo de empresas productoras de zumos que se unieron hace más de 20 años, para colaborar en el fomento y defensa de la calidad y autenticidad de los productos de la industria de zumos y néctares, velando de esta manera por la libre competencia entre las empresas del sector y luchando contra el fraude y la adulteración”, nos detalla Susana Gastón.

Inicialmente, “se constituyeron como AEAZN (Asociación Española de Autocontrol de Zumos), siguiendo el modelo europeo de EQCS (European Quality Control System), que englobaba a varias Asociaciones de autocontrol a nivel europeo. En la actualidad, somos tres países europeos en donde el Autocontrol está funcionando: Francia, Reino Unido, España y también, una organización internacional con sede en Alemania, SGF (Sure Global Fair), que se encarga de controlar los mercados de Alemania, Austria, Finlandia, Hungría, Holanda, Lituania y Portugal”.

Se podría creer que este proceso de autocontrol es el que siempre debe regir con cualquier producto alimenticio, pero “hemos sido pioneros y son pocos los sectores agroalimentarios que tienen un sistema de autocontrol similar y esto pone de manifiesto el compromiso de los fabricantes de zumos, por la calidad de sus productos”.

“Permite un intercambio de experiencia y mejor conocimiento del estado del mercado de zumo nacional”

Para las empresas miembro, subraya Susana Gastón, “permite un intercambio de experiencia conocer de primera mano el estado del mercado del zumo nacional. Los instrumentos que utilizamos son campañas anuales de control analítico y de etiquetado de zumos, néctares y bebidas con alto contenido en zumo, que se encuentran en el mercado español. Un medio indispensable para poder evaluar las muestras es la legislación tanto nacional como comunitaria y las Guías de zumos que la AIJN (Asociación Europea de Productores de Zumos), que están permanentemente actualizadas y que sirven también de Guía para los controles oficiales, que se desarrollan en paralelo. Por supuesto, los laboratorios con los que trabajamos habitualmente, CNTA y Eurofins-Ecosur, son indispensables para llevar a cabo esta tarea tanto en la parte de análisis de las muestras como de asesoramiento independiente en su evaluación. Si bien, el muestreo del mercado cubre productos tanto de los miembros del SEAZN como de empresas externas, hay un control adicional  que se lleva a cabo en las propias plantas de producción de los miembros del SEAZN, evaluando la trazabilidad de los productos y el cumplimento del compromiso de evaluación de la materia prima, que es llevado a cabo por un técnico de AZTI, que es a su vez auditor de SGF”.

Los miembros de SEAZN son empresas fabricantes de zumos: “Don Simón, AMC Natural Drinks, Juver Alimentación, Refresco Iberia, Agrozumos y Eckes-Granini. En total, son ocho plantas de fabricación de zumos, ubicadas en desde el Norte al Levante y Sur de España. Son los principales envasadores de zumos a nivel nacional y alcanzan aproximadamente el 70% de la cuota de fabricación y envasado de zumo”.

Se da la circunstancia “de que estas empresas son también miembros de ASOZUMOS, pero este hecho es meramente  coyuntural, porque el SEAZN tiene una membresía independiente de ASOZUMOS, lo que significa que son independientes entre sí en cuanto a  las actividades que se llevan a cabo. Esto significa, que una empresa por el hecho de pertenecer a ASOZUMOS no tiene por qué ser miembro del SEAZN y viceversa”, argumenta Susana Gastón.

Es positivo que SEAZN forme parte de la Asociación Española de Fabricantes de Zumos: “Como he comentado anteriormente, inicialmente era una Asociación independiente con sus propios estatutos. Pero a lo largo de los años, y viendo los modelos establecidos en otros países, como el Reino Unido y Francia, se vio necesario su integración en la ASOZUMOS, como un organismo independiente con procedimientos y operativa distinta centrado en el autocontrol. Como Asociación Nacional, ASOZUMOS cubre objetivos varios, entre los cuales está también el velar por la calidad de los zumos, que comparte con el SEAZN. Para mejorar la eficiencia, compartiendo sinergias, las empresas que en su momento formaban el AEAZN decidieron integrarse en ASOZUMOS".

Evaluaciones anuales para las empresas

La evaluación de las empresas y sus productos se realiza “anualmente y siguiendo procedimientos establecidos”. Se hace una campaña de autocontrol, “muestreando el mercado: tiendas de cercanía, supermercados, venta on line, herboristerías y plantas de producción de los miembros del SEAZN”. Se muestrean tanto muestras de los miembros del sistema como de no miembros.

Una vez analizadas y evaluadas las muestras por los laboratorios independientes, continúa la Responsable técnico de ASOZUMOS, “se someten a una segunda evaluación por las empresas del SEAZN reunidas en Comisión. Las empresas fabricantes o distribuidoras de muestras con desviaciones, ya sea analíticas o de etiquetado, son informadas. Se inicia de esta manera una comunicación con la empresa infractora, solicitando alegaciones. En muchos de los casos, las empresas responden positivamente y en el seguimiento posterior que se hace, se comprueba que han implantado las acciones correctoras a las que se habían comprometido. Sin embargo, también hay empresas, las menos de las que llevamos muestreadas hasta ahora y que no forman parte de los miembros del autocontrol, que no mejoran. En estos casos, las empresas reunidas en Comisión extraordinaria, analizan cómo proceder y normalmente, se informa tanto a la Administración central como a la Autoridad competente, para que procedan según su parecer. El control oficial valora muy positivamente la información que suministramos, y realizan inspecciones oficiales en estas empresas”. También se reserva la opción de iniciar acciones legales cuando el comportamiento de la empresa en cuestión no se corrige por la competencia desleal que implica.

Como comenta Susana Gastón, no todas las evaluaciones son positivas. La exigencia de las pruebas permite detectar  de una manera fiel cualquier variación de lo que formaría parte de la normalidad. ¿Cuál es el motivo principal de las evaluaciones negativas que se realizan? “Pueden ser tanto de etiquetado como desviaciones analíticas. Entre las primeras, el empleo de menciones no permitidas como “Sin azúcares añadidos” en zumos, menciones nutricionales y de la salud que no están recogidas en el listado aprobado a nivel de la Unión Europea o que no cumplen los requisitos para emplearlas y denominaciones de producto e ingredientes incorrectas. En cuanto a las analíticas, valores de densidad relativa que no alcanzan el mínimo legal, concentraciones bajas de componentes característicos de la fruta y concentraciones elevadas de compuestos que no son habituales, y que pueden aparecer por un procesamiento no adecuado o por el estado de la fruta”.

Una herramienta útil tanto para las empresas como para el consumidor final

El SEAZN es una herramienta tremendamente útil ya no solo para el consumidor, sino también para las empresas, que tienen que rendir cuentas para que su producto sea lo mejor posible y se amolde a las exigencias del sector. Susana Gastón recalca que este organismo es muy útil para las empresas “porque les permite tener su producto controlado desde el punto de vista composicional, y les obliga a controlar su materia prima y el proceso de elaboración. Además, el aspecto del fraude forma parte de la evaluación de certificaciones de calidad alimentaria más importantes como IFS y la pertenencia al SEAZN, ayuda a mitigar el riesgo de fraude”.

En cuanto a los consumidores, “aparte de que ya de por sí el zumo envasado es un alimento seguro, el hecho de saber que el sector se controla a sí mismo, es una prueba de la calidad de composición y se seguimiento de la legislación, tanto de la reglamentación técnica (Real Decreto 781/2013) resultado de la trasposición de la Directiva de zumos como de la reglamentación específicamente nacional sobre autenticidad (Real Decreto 1518/2007)”.

Sin duda, una garantía añadida para el zumo de fruta que aparte de su calidad nutricional, podemos consumir con la seguridad de que se cumplen todos los estándares y normativas que repercute en una exigida calidad del producto.

Darse alta y baja en el boletín electrónico
zumo de fruta fruit juice